Análisis Samsung Galaxy S8

El Samsung Galaxy S8 llega como uno de los terminales más completos que existen en el mercado, debido a su impecable diseño y buen conjunto de especificaciones. Este nuevo teléfono insignia de la marca está disponible en dos tamaños, uno relativamente compacto denominado Galaxy S8 y otro, con una pantalla más grande, llamado Galaxy S8 Plus.

En líneas generales, ambos móviles cuentan con prácticamente las mismas especificaciones y características. Para empezar se da la bienvenida a la pantalla infinita cuyo revolucionario diseño inicia desde su interior.

Lanzado el 17 de marzo del presente año, viene de la mano del sistema operativo Android 7.0, pero al igual que otros modelos de Samsung, dispone también de una capa de personalización, en este caso TouchWiz UI. Su precio de lanzamiento es de 809 euros o 985 dólares, quizás algo elevado en comparación con la competencia china. En cuanto a sus dimensiones 68.1 mm de alto, 148.9 mm de ancho y 8 mm de grosor, distribuidos en 155 g de peso.

Análisis Samsung S8

Rompe los límites de la pantalla

Se ha redefinido cada componente del Smartphone, despidiéndose de los marcos, de manera que sólo se verá lo mostrado por la pantalla y nada más, disfrutando de la pantalla más grande (5.8 pulgadas, con resolución 2960 x 1440) y completamente sumergible  fabricada para un dispositivo móvil que se pueda sostener con una sola mano.

Esta pantalla infinita de extremo a extremo, trae como resultado una superficie fluida sin protuberancias ni ángulos, únicamente cristal que ocupa todo el frontal del móvil, armonizando a la perfección con su cuerpo de aluminio. Distinto, curvo y simétrico son los atributos que lo definen. Pura elegancia, gracia a su silueta uniforme, con una cámara trasera que encaja a la medida con la superficie para proporcionar un perfil visualmente relajado.

Características técnicas

En el apartado de memoria, cuenta con 4 GB de memoria RAM y 64 GB para almacenamiento de archivos, aplicaciones y datos. Cabe destacar que la memoria de almacenamiento puede ser ampliada vía micros.

Cámara y batería

La cámara principal de este S8 goza de una resolución de 12 megapíxeles, flash  LED Dual, vídeo UHD 4K. Con una apertura f/1.7, autoenfoque con detección de fase (PDAF), tecnología Dual Píxel, estabilizador óptico de imagen (OIS), auto HDR. Por otra parte, la cámara frontal dispone de 8 megapíxeles de resolución, vídeo Full HD 1080p, apertura f/1.7 y sistema de autoenfoque inteligente (Autofocus).

La capacidad de su batería es de 3000 mAh. La única desventaja es que no es extraíble, por lo que no puede ser reemplazada en caso de que se desgaste o estropee y ya sabemos los problemas que Samsung tiene a veces con sus baterías.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *